Espacio de juego y movimiento

“Todos los aprendizajes más importantes de la vida, se hacen jugando”.

Francesco Tonucci.

Bienvenidos a

Genios en Movimiento,

¡donde el juego lo creas tú!

Un espacio de juego, aprendizaje y movimiento a través de la vía psicomotriz, rodeado de un ambiente cálido y autónomo.

¿A quién va dirigido Genios en Movimiento?

A todos los niños y niñas de 6 meses a 7 años de edad, independientemente de sus capacidades y habilidades.

Además, en este espacio son bienvenidos los adultos, con la posibilidad de acompañar y participar en los juegos de sus niños y niñas, ¡porque nunca sé es demasiado mayor para jugar!

“Todo el mundo esconde la necesidad de jugar y cuando se le da la oportunidad, la saca”.

Andrè Stern

¿Qué se puede hacer en Genios en Movimiento?

Moverte, comunicarte, divertirte, reír, bailar, compartir momentos de juego, aprender, relacionarte, pintar, construir, inventar, imaginar, soñar y por su puesto jugar y jugar.

¿Qué materiales puedes encontrar

en Genios en Movimiento?

Contamos con una amplia sala, repleta de módulos de gomaespuma y colchonetas, adaptados a los ritmos y necesidades de los niños y niñas, además de ofrecer seguridad y confianza. Estos materiales son una fuente inagotable de experiencias y oportunidades pudiendo transformarlos en un caballo, un escondite, un castillo, … el límite lo ponen ellos y ellas.

Por otro lado, disponemos de materiales para pintar y dibujar, construir, manipular, moldear, juego simbólico, etc. 

¿Cuál es nuestra manera de sentir y actuar?

En Genios en Movimiento ofrecemos a tu hij@ un espacio donde puede mostrarse de forma original, partiendo de lo que ya sabe y conoce, y a través de la psicomotricidad y el juego libre y espontáneo, va a poder desarrollar capacidades, tales como:


– La constancia al repetir sus juegos, favoreciendo la concentración y la atención.

– La superación de sus propios límites y temores, desarrollando la capacidad de esfuerzo al querer saltar cada vez más alto

– La expresión y regulación de sus emociones, como la frustración o la agresividad.
– La imaginación al inventarse mil y una aventuras, potenciando la creatividad.
– La empatía y la cooperación al relacionarse y jugar con l@s demás.
– La autoestima y la autonomía al ser él o ella la que cree su propio juego.
– Capacidades, todas ellas, necesarias y demandadas en la vida adulta.
.